La verdadera vocación

Risas en el peor momento

¿A quién de nosotros no le ha pasado que le ha saltado la risa tonta en un momento crucial, precisamente cuando sabes que lo último que tienes que hacer es reírte?


Recuerdo que una vez en un entierro de un profesor del instituto fuimos todos (profes y alumnos) a la misa. El ambiente era de tristeza y sufrimiento. En ese momento, con tanta seriedad, vi pasar al Salas, nuestro profe de Naturales; teníamos un cachondeo que no veas con él, y me empezó a entrar la risa. Le dí con el codo a mi amigo Pol para que se fijara en él y, cuando me quiero dar cuenta, veo que mi colega estaba ya casi llorando de risa, tratando de contenerse; ahí fue cuando explotamos!! jajajajaja. Menos mal que pudimos medio disimular la carcajada! pero cualquiera que nos viera... pfffff

Madre mía, que casi me estallo de risa con este vídeo, aunque la verdad es que la situación es para tomarla en serio ¡y mucho!